Refranes, proverbios y otras paremias sobre profesiones

El perro del hortelano, que ni come ni deja comer

"El perro del hortelano, que ni come ni deja comer"

Con este dicho se reprende a quien no disfruta de algo e impide a los demás que lo hagan.

Variantes:

  • El perro del hortelano, que ni come ni deja comer
  • El perro del hortelano, que ni come las berzas ni las deja comer al amo
  • El perro del hortelano, que ni come las berzas ni las deja comer
  • El perro del hortolano, ni quiere las manzanas para sí ni para su amo
  • El perro del hortolano, ni quiere las berzas para sí ni para su amo
  • El perro del hortolano, ni come las berzas ni las deja comer al estraño
  • El perro del hortolano, que ni come las berzas ni las deja comer al estraño
  • El perro del hortolano, que no come las berzas ni quiere que otro coma dellas

Más discurre un hambriento que cien letrados

"Más discurre un hambriento que cien letrados"

Cuando el hambre aprieta es cuando mejor mostramos nuestro ingenio.

Variantes:

  • Más discurre un hambriento que cien letrados
  • Más discurre un hambriento que cien abogados
  • Más discurre un enamorado que cien letrados

Sinónimos:

  • La necesidad hace maestros
  • La necesidad es madre de la habilidad
  • La necesidad es madre de la inventiva
  • No hay mejor maestra que el hambre

Páginas