Refranes, proverbios y otras paremias sobre preocupaciones

Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

Jesús de Nazaret

"Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros."

San Mateo, 10.19-20

Jesús de Nazaret (8-2 a.C. - 29-36 d.C.), profeta y principal figura del cristianismo

De la abundancia del corazón habla la lengua

"De la abundancia del corazón habla la lengua"

Normalmente hablamos más de aquello que nos preocupa o interesa.

Variantes:

  • De la abundancia del corazón habla la lengua
  • De la abundancia del corazón habla la boca

Sinónimos:

  • Cada uno decía del amor que tenía
  • Lo que en el corazón se fragua, por la boca se desagua
  • No dice más la lengua que lo que siente el corazón
  • Se va la boca donde está el corazón

Páginas