Refranes, proverbios y otras paremias sobre los perros

Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can

"Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can"

Esta frase indica que el cariño o amor que tenemos por alguien se extiende a sus amigos o allegados, o a todo lo relacionado con él/ella.

Sinónimos:

  • Quien bien quiere a Pedro, no hace mal a su perro
  • Quien bien quiere a la rosa, aunque se pinche, no se enoja
  • Si quieres la col, quieres las hojas de alrededor

A perro viejo no hay tus tus

"A perro viejo no hay tus tus"

Tus y cuz (palabras que aparecen en el refrán o en alguna de sus variantes) son onomatopeyas usadas, por lo general repetidas, para llamar a los perros. Chucho es también una forma coloquial de referirse al perro. Este refrán indica que resulta sumamente difícil engañar con halagos a una persona mayor y experimentada, representada en este refrán con la figura de un perro viejo.

Variantes:

  • A perro viejo no hay tus tus
  • A perro viejo, nunca cuz cuz
  • A perro viejo no tus tus
  • A perro viejo no cuz cuz

Sinónimos:

  • Al perro viejo non le llaman chucho
  • A moro viejo, no aprendas algarabía
  • Quien fue cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina bien sabe

A perro flaco todo son pulgas

"A perro flaco todo son pulgas"

Este refrán se aplica cuando la mala suerte y la desgracia se ceba con aquellos más necesitados o que más están sufriendo.

Variantes:

  • A perro flaco todo son pulgas
  • Al perro flaco, todo son pulgas
  • A perro flaco, todo se le convierten pulgas
  • A perro flaco todo se le vuelven pulgas
  • El perro flaco, todo es pulgas

Sinónimos:

  • A nave rota, todo tiempo es contrario

Páginas