Refranes, proverbios y otras paremias sobre la paciencia

A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga

"A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga"

Este refrán está creado a partir del sentido literal de que, cuando Dios manda algo a San Pedro, su apóstol, a éste sólo le queda darle la bendición, o sea, aceptarlo. El refrán indica que, en ocasiones, sólo es posible aceptar el éxito o fracaso de un asunto con resignación.

Variantes

  • A quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga
  • A quien Dios se la diere, San Antón se la bendiga
  • A quien Dios se la dio, San Pedro se la bendiga
  • A quien Dios se la da, San Pedro se la bendiga

Páginas