Refranes, proverbios y otras paremias sobre la esperanza

Cuando una puerta se cierra, otra se abre

"Cuando una puerta se cierra, otra se abre"

Forma de consolar a quien sufre una desgracia, dando a entender que tras un lance desdichado suele seguir uno favorable o que, como dice otro refrán, "no hay mal que cien años dure".

Variantes:

  • Cuando una puerta se cierra, otra se abre
  • Cuando una puerta se cierra, ciento se abren
  • Donde una puerta se cierra, otra se abre
  • Donde una puerta se cierra, ciento se abre

Sinónimos:

  • No hay daño que no tenga apaño
  • No hay mal que por bien no venga
  • Por uno que se pierde, diez aparecen

Relaciones

  • No hay bien ni mal que cien años dure

Páginas