Refranes, proverbios y otras paremias sobre el egoísmo

El que parte y reparte, se queda con la mejor parte

"El que parte y reparte, se queda con la mejor parte"

El encargado de repartir algo suele quedarse siempre con la mejor parte por aquello de que

«Aquel que parte y reparte,
si en el partir tiene tino,
siempre lleva de contino
para sí la mayor parte.»

Variantes:

  • El que parte y reparte, se queda con la mejor parte
  • El que parte, toma la mejor parte
  • El que parte, toma la mejor parte; y si no, llévalo el diablo
  • El que reparte toma la mejor parte
  • El que reparte, toma la mejor parte; y si no, llévalo el diablo
  • El que parte y reparte, se lleva la mejor parte
  • Quien parte y reparte, se queda con la mejor parte

Sinónimos:

  • Parte Nicolás, para sí lo más

Arrimar el ascua a su sardina

"Arrimar el ascua a su sardina"

Dicen algunos que antaño era usual que los cortijeros del campo andaluz diesen de comer sardinas a los braceros.

Los pescados solían asarse en la lumbre de los caseríos, pero de una forma curiosa: cada trabajador tomaba unas ascuas de la lumbre y arrimaba a ellas los pescados que se iban a comer.

Obviamente, el procedimiento debilitaba la candela, hasta el punto de extinguirla en muchas ocasiones. Por ello los cortijeros decidieron suprimir este pescado azul del rancho diario, al menos durante el invierno.

Pero la expresión arrimar el ascua a su sardina quedó inscrita en el habla popular, como equivalente de aprovechar las cosas en beneficio propio.

Antes son mis dientes que mis parientes

"Antes son mis dientes que mis parientes"

Nos indica este dicho que primero debemos considerar nuestras propias necesidades antes que las de los demás, incluso aunque estemos hablando de personas muy allegadas como la familia.

Variantes:

  • Antes son mis dientes que mis parientes
  • Más cerca tengo mis dientes que mis parientes
  • Más cerca están mis dientes que mis parientes
  • Primero son mis dientes que mis parientes

Sinónimos:

  • Cada santo pide por su ermita
  • La caridad bien entendida empieza por uno mismo
  • Más cerca está la camisa que el jubón

Páginas