Refranes, proverbios y otras paremias sobre el desentendimiento

Predícame, padre, que por un oído me entra y por el otro me sale

"Predícame, padre, que por un oído me entra y por el otro me sale"

Se aplica a aquellas personas para las que, por su despreocupación natural, resulta inútil un consejo o amonestación.

Variantes:

  • Predícame, padre, que por un oído me entra y por el otro me sale
  • Por un oído me entra y por otro me sale
  • Acusóme, padre, de que por un oído me entra y por otro me sale

Relaciones:

  • Predicar en desierto, sermón perdido