Tal queda la casa de la dueña, ido el escudero, como el fuego sin trashoguero

Refrán poco usado hoy día en el que se manifiesta la necesidad de que haya un hombre en la casa capaz de resolver cualquier problema que surja.

Tipo de paremia: 
Referencia: 
Diccionario de refranes, José Mª Sbarbi (corregido por Manuel José García), 1922