Pajarilla que en erial se cría, siempre por él pía

"Pajarilla que en erial se cría, siempre por él pía"

Denota el cariño que uno tiende a sentir por la tierra en la que crece.

Tipo de paremia: 
Temática: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Devil

Nos gusta etiquetarnos y clasificarnos. Uno puede llevar una ficha en la que diga cosas como "De derechas, seguidor del Osasuna, católico no practicante, no nacionalista, republicano, europeísta". Probablemente (y desgraciadamente) estamos caracterizando una gran parte de la personalidad de esa persona.
Imagen de Will Kane

Tienes razón, Luis, la tierra tira hasta puntos que rozan el fanatismo. Igual que la familia, el amor, la religión, la política, el fútbol o la raza. Es decir, lo que puede llegar a rozar el fanatismo es el grado del sentimiento de pertenencia a algo, sea lo que sea. <br />Y es inevitable; por mucho que uno vaya de ciudadano del mundo, tiene un sentimiento de pertenencia, le guste o no. El anarquismo fue el abanderado de la abolición de fronteras y banderas, y lo más gracioso de todo fue que ellos mismos se dieron nombres como "Confederación NACIONAL de Trabajadores", o "Federación Anarquista IBÉRICA". Y sus consignas: la tierra para el que la trabaja, tierra y libertad..parece que a ellos también les tiraba bastante el terruño a pesar de todo, ¿no?
Imagen de Sifuentes

Esos nacionalismos, Luis, son algo inherente al hombre. Podemos encontrarlos en todos los tiempos y en todas las épocas. Y, en mi opinión, siempre tienen algo de razonable y de locura. Yo preferiría más uniones y menos desuniones...
Imagen de Luis G.

La tierra tira, sí... Hasta puntos que rozan el fanatismo ¿Qué consideramos nación? Un área con una misma lengua? ¿Costumbres semejantes? ¿Una historia común? Si hacemos un pequeño esfuerzo, España y Texas -según estos criterios- deberían seguir perteneciendo a la misma nación.
Imagen de Mcoma

¡Y es que la tierra tira mucho!