Matar el gusanillo

"Matar el gusanillo"

Antiguamente se pensaba que dentro de nuestro estómago habitaba un parásito llamado "gusanillo mañanero". Este parásito, según decían, nos causaba la sensación de hambre y sed y el hormigueo en el estómago. Para adormecerlo, el mejor remedio era pegarse un buen lingotazo de aguardiente de buena mañana.

Tipo de paremia: 
Temática: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Lancelot

<p>Buena excusa, es verdad&nbsp;<span>:)</span></p>
Imagen de Citalia

qué excusa más mala para tomarse un lingotazo! :D <br />yo la versión que conocía es que hasta el siglo XIX se creía que la saliva en ayunas tenía parásitos mortales y comiendo algo, se arrastraba hasta el estómago y moría.<br /><br />curiosas estas creencias y curioso que aún se conserven algunas que no voy a enumerar ahora por falta de tiempo y espacio :P
Imagen de Marar

Mi interpretación era que teníamos un gusanillo en el estómago que comía todo lo que ingeríamos hasta saciar su apetito. Y que solo después dejaba que disfrutásemos nosotros de la comida :-) No iba tan desencaminado...