Más discurre un hambriento que cien letrados

"Más discurre un hambriento que cien letrados"

Cuando el hambre aprieta es cuando mejor mostramos nuestro ingenio.

Variantes:

  • Más discurre un hambriento que cien letrados
  • Más discurre un hambriento que cien abogados
  • Más discurre un enamorado que cien letrados

Sinónimos:

  • La necesidad hace maestros
  • La necesidad es madre de la habilidad
  • La necesidad es madre de la inventiva
  • No hay mejor maestra que el hambre
Tipo de paremia: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Arcangel

El hambre, a nadie le va a extrañar, nos lleva a hacer cualquier cosa. La referencia a los letrados no parece indicar una gran confianza en la profesionalidad de estos señores :-)
Imagen de Devil

No debería sorprendernos; somos animales y nos movemos por estímulos de ese tipo: atracción sexual, hambre, miedo... Si además de animales fuésemos inteligentes podríamos comportarnos de otra forma. Pero es lo que hay...
Imagen de Marar

Hola José Luis,<br />sí, es cierto lo que dices, aunque debo decir que ese "empujón" que reciben para animar su ingenio se bifurca en tres tendencias: 1) la que tú comentas, vendiendo de todo y ofreciéndose para multitud de trabajos, 2) el robo, que siempre resulta un trabajo con un rendimiento (y un riesgo) mayor, y 3) la prostitución, que también resulta mucho más fácil. Yo he tenido oportunidad de vivir las tres situaciones...
Imagen de José Luis R.

Esto lo he comprobado en países que llamamos del "segundo" o "tercer mundo": la gente se las apaña para hacer negocio de cualquier forma, vendiendo productos usados, comida en la calle, ropa...