El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón

"El que roba a un ladrón tiene cien años de perdón"

Se emplea para justificar una mala acción contra una mala persona.

Variantes:

  • Quien roba a un ladrón, ha cien años de perdón
  • Quien burla al burlador cien días gana de perdón
  • Quien hurta al ladrón ha cien años de perdón
  • Quien hurta al ladrón ha cien días de perdón
  • El que roba a un ladrón, tiene cien años de perdón

Sinónimos:

  • No hay mejor invención que engañar al engañador
Tipo de paremia: 
Temática: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Guanero

<p>Con la cantidad de ladrones que andan sueltos por ahí, íbamos a "ponernos las botas" rebándoles a ellos, jajaja</p>
Imagen de Anónimo

OVS, no sé en qué país vive usted, pero querría pedirle que no se hiciera ilusiones (es una forma de hablar, no se lo tome a mal): en mi país (y no importa mucho de dónde soy) los políticos no son mejores, desgraciadamente. Un abrazo de un resistente.
Imagen de OVS

<p>En este país, para elegir al ladrón a quien robamos, lo tenemos más fácil que en otros. Tenemos (cada cuatro años) unas epidemias exageradas de ladrones de todos los colores y sabores. O sea, ladrones a la carta. Lo peor de todo es que no se dispone de ninguna medicina para combatirlos. La humilde, pobre y penosa inteligencia de la mayoría de habitantes de este país no da para más.</p>
Imagen de Gabi

<p>Hay una diferencia: Robin Hood se supone que robaba a los ricos (démosles por ladrones en esta historia) para dárselo a los pobres. Si esos ricos se habían ganado el derecho a sus riquezas trabajando honradamente, francamente creo que se cae toda la legimitidad del robo (me sonaría más a puro comunismo). Si, otra alternativa, Robin Hood robaba a los (ladrones) ricos para quedárselo él, tampoco acabo de verlo del todo claro. Como dice Lancelot, sería un ladrón más.</p><p>Es el caso de Bárcenas también.</p>
Imagen de Daniel

Según este dicho, nuestro querido ex tesorero del Partido Popular, ilustrísimo Sr. Bárcenas, tendría 100 años de perdón por haber robado a los ilustrísimos políticos del susodicho partido, de quienes se sospecha haber defraudado a la Hacienda Pública cobrando sobresueldos no declarados
Imagen de Lancelot

<p>Me recuerdo esto a la fábula de Robin Hood y todo eso... pues no lo sé. Para mí un ladrón es un ladrón, y punto.</p>