A la verdad se llega no sólo por la razón, sino también por el corazón

Blaise Pascal

"A la verdad se llega no sólo por la razón, sino también por el corazón"

Blaise Pascal (1623 - 1662), científico, filósofo y escritor francés
Tipo de paremia: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Bribón

jajaja, buen chiste :D (aunque un poco largo para contarlo aquí)
Imagen de Luislejov

Después de mucho pensarlo, me decido por las de pechos grandes, jajaja. Bye
Imagen de Luislejov

Antoñete, me disculpas por anticipado lo extenso, <br />He de decir un poco, despiadadamente que los caminos de la evolución no siempre son estéticos o cómodos, supongo por aquellos capítulos que quisiéramos dejar en la oscuridad que teníamos que pasar por el dos para llegar al tres por caminos poco en ocasiones poco convencionales. El todo no se puede resumir en dos premisas lógicas.<br />Atendiendo a lo práctico, sin embargo, entre tantas ideas generales y círculos que se cierran en donde los extremos se tocan hay que hacer la diferencia. Y una cosa es la evolución al azar y otra el avance organizado. Puede ser desagradable y hasta grave ser juzgado por supersticiones. Tal vez todas las cosas lleguen algún día a un final noble pero no nos podemos dar el lujo de la eternidad. Comprendo la verdad como información veraz/decisiones correctas/sobrevivir o sobresalir más que como el clásico término sublimado de maestro oriental.<br />Supongo que en todo caso hay que ponderar siempre poner el pie sobre la piedra más firme. Y el corazón suponiendo que la vida es más grande que cualquiera de nosotros.
Imagen de Antoñete

Luislejov, tu último comentario me ha recordado mucho a ciertas conversaciones que he tenido en ocasiones acerca de lo que llamamos prejuicio. En mi opinión, por muy "injusto" (sea lo que sea que esto signifique) que sea una opinión ("no quiero tener gitanos viviendo en la puerta de al lado") son siempre fruto de la experiencia. O de la intuición. O de la probabilidad que nos indica esa experiencia. Nos equivocaremos con ello (tal vez alguna vez tenga una familia de gitanos viviendo en la puerta de al lado y sean los mejores vecinos que haya podido tener) pero uno tiene que tomar decisiones para "sobrevivir". Decidir algo así no es "verdad", pero, repito, hay que decantarse por algo. No sé si va por ahí tu idea.
Imagen de Luislejov

Hola Antoñete,<br />Bueno, mi frase se aparta un poco pero me pareció muy cercana. La frase la interpreto desde la integridad del ser humano, y que un camino se camina mejor con ambos pies. <br />Se trata de que no alcanzamos a racionalizar todo, y si llamamos corazón a los impulsos que no comprendemos pues en parte provienen de los instintos de supervivencia, los cuales a su vez de un proceso evolutivo larguísimo. Si no es camino a la verdad si puede ser un complemento necesario para ella. O al menos lo mejor de lo que disponemos. Tiene que ver con que percibimos más de lo que somos conscientes, es un asunto sicológico desvelado actualmente que algunos llaman intuición. Tiene que ver con ser observador y que esa información haga mella en los reflejos instintivos. Además puede que quien comprende su corazón encuentre el mejor combustible para proseguir el camino del conocimiento. Gracias por tu comentario :-)
Imagen de Lobo

Tendríamos que empezar hablando de qué es la verdad ¿estamos en condiciones de alcanzarla? porque si la respuesta es "no estoy seguro" entonces el corazón es una forma tan buena como otra cualquiera de equivocarse...
Imagen de Antoñete

Hola Luislejov,<br />tu comentario me parece muy apropiado -cuando se trata de mediar entre mano y razón-, y esto sin discutir que el corazón tenga o no razón (al fin y al cabo es el corazón :-) ) pero aquí se habla de llegar a la verdad... ¿está el corazón en disposición de darnos esa información? Tengo mis dudas...<br />En todo caso, es un placer saludarte ;-)
Imagen de Luislejov

Decía como lema, el clásico del cine Metrópolis de Fritz Lang, "Entre la mano y la razón debe mediar el corazón"
Imagen de Arcangel

Yo no sé cómo se llega a la razón. Lo que sí creo es que haciéndolo así corremos el riesgo de creer que hemos llegado a la verdad, cuando apenas hemos llegado a un cuento para niños.