Refranes, proverbios y otras paremias de España

Así se abre, así se cierra y así se guarda en la faltriquera

"Así se abre, así se cierra y así se guarda en la faltriquera"

Se dice de quien carece de la generosidad suficiente como para mantener un ofrecimiento tras haber sido aceptado, ni siquiera por cortesía. Nos cuenta Sbarbi su origen:

"Se atribuye este dicho a un caballero español que, habiendo sacado una magnífica tabaquera delante de un personaje extranjero, y haciendo éste grandes elogios de tal alhaja, aquél se la ofreció por pura cortesía. Como quiera que el extranjero tomara la oferta al pie de la letra, y nuestro compatricio no estuviera por el gusto de desprenderse tan tontamente de su joya, al ver que pasaba tiempo y el otro no daba indicios de devolvérsela, apeló a la estratagema de decir que tenía la caja cierto resorte secreto para abrirla y cerrarla, y en su consecuencia, que se sirviese sacarla para enseñarle en qué consistía aquel secreto. Sacóla, en efecto, el guardador; tomóla el poseedor, y abriéndola sencillamente, como cualquier otra caja, cerrándola luego y metiéndola, por último, en su bolsillo, acompañó dichas tres acciones con las palabras consabidas, que quedaron después en proverbio para los efectos indicados."

Páginas