Refranes, proverbios y otras paremias sobre el optimismo

El que no se consuela es porque no quiere

"El que no se consuela es porque no quiere"

Frase con la que se incita a sobrellevar las adversidades. También se usa en sentido irónico para referirse a quien, habiendo sufrido una calamidad, la justifica de una forma inconsistente, intentando demostrar que no les importa o que estaba prevista.

Variantes:

  • El que no se consuela es porque no quiere
  • En este mundo, el que no se consuela es porque no quiere

Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro

Isabel Allende

"Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro"

Nota: Del libro 'La suma de los días'

Isabel Allende Llona (1942), escritora chilena

No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado

"No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado"

Este refrán nos advierte de los problemas que puede acarrear un optimismo excesivo al dar algo por hecho cuando, en realidad, todavía no lo está.

Variantes:

  • No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado
  • No hay que vender la piel del oso antes de haberlo cazado

Sinónimos:

  • No me digas oliva hasta que me veas cogida
  • No hay que contar con el huevo antes de poner la gallina
  • No hay que contar con el sol antes de que salga

Páginas