Salí de mi casa y me avergoncé, volví a la mía y me remedié

"Salí de mi casa y me avergoncé, volví a la mía y me remedié"

En ocasiones tenemos necesidad de recurrir a un tercero para obtener algo. Si dicha persona no es capaz de proporcionárnoslo, a veces conseguimos una alternativa entre nuestros propios recursos.

Variantes:

  • Salí de mi casa y me avergoncé, volví a la mía y me remedié
  • Salí a la calle, y afrentéme; volví a mi casa, y remediéme
  • Fui a la calle y me avergoncé; vine a mi casa y me remedié
Tipo de paremia: 
Referencia: 
No disponible

Comentarios

Imagen de Mauro

<p>Morgana, no sé si será el caso que mencionas. Es verdad que hay cosas y cosas en cualquier parte del mundo. Jamás diría yo que Alemania o Inglaterra son países sin tachas, jamás. Pero de ahí a volver a "casa" y remediarse... tengo mis serias dudas.</p>
Imagen de Devil

<p>Pues aquí estamos después de una merecido y corto puente, jeje...</p><p>A mí este refrán me suena un poco a auto complacencia. Si tu casa está mal, no debería tranquilizarte el hecho de que otras cosas estén peor ¿no?</p>
Imagen de Juan

Pues en eso estaba yo pensando. Jóvenes y no tan jóvenes. Otra cosa es que salgamos fuera y se avergüencen los nativos, que todo puede pasar.
Imagen de Morgana

No sé por qué asocié la frase a la imagen de un montón de jóvenes españoles salienda al extranjero a buscarse las habichuelas que aquí no se pueden encontrar. Estoy estresada, sin duda...